Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

Kevin Anderson logró la hazaña ante Roger Federer en un extenso partido

El sudafricano salvó un punto de partido y venció en cinco sets al campeón defensor.

Kevin Anderson logró la hazaña ante Roger Federer en un extenso partido
Publicidad

El sudafricano Kevin Anderson (8°) salvó un punto de partido y logró lo que parecía imposible, vencer a Roger Federer (2°) en el templo del suizo en Wimbledon, por 2-6, 6-7 (5), 7-5, 6-4 y 13-11, para alcanzar por primera vez las semifinales en este Grand Slam.

El gigante de Johannesburgo cambió el signo del encuentro cuando en el tercer set, con 5-4 para el de Basilea, y sirviendo el sudafricano, un tiro de revés de Federer se fue a la red. Se esfumaba así un match point para el helvético, que casi dos horas después, perdía por primera vez en Wimbledon, desde las semifinales de 2016, contra Milos Raonic.

Relegado a la pista 1, saliendo de la cancha central del club, por primera vez en tres años, Federer sucumbió después de ganar los dos primeros sets, mermado físicamente, sin velocidad en sus desplazamientos, y confiando únicamente en su servicio, en cuatro horas y 14 minutos, con 90 minutos en el último set, gran batalla cerrada con un punto de saque de Anderson.

Ya no podrá ganar por novena vez el título en el All England, e igualar así con la estadounidense de origen checo Martina Navratilova. Tampoco hacerse con su título 99. La de este miércoles es la segunda afrenta sobre pasto en menos de tres semanas, tras caer en la final de Halle con el croata Borna Coric.

Anderson, que se enfrentará en semifinales con el ganador del duelo entre el español Rafael Nadal (1°) y el argentino Juan Martín del Potro (4°), se convirtió ya en el primer sudafricano en lograr las semifinales de Wimbledon desde Kevin Curren en 1983.

En su caso en su décima participación en este torneo, como intentaba el japonés  Kei Nishikori (28°) ante el serbio Novak Djokovic (21°), y como lo hará el estadounidense John Isner (10°) contra el canadiense Milos Raonic (32°).

De un plumazo, Anderson se olvidó de la remontada que Djokovic le hizo en el 2015, quizás una de sus grandes frustraciones. La victoria de este miércoles contra Federer, la primera en cinco encuentros, después de no haber podido ganarle un solo set antes, le supo a gloria.

Publicidad
Publicidad

Publicar en su sitio