Publicidad
Publicidad
Síguenos:
Publicidad

La columna de Ernesto Contreras: La cruz de Dillashaw

El actual campeón de peso gallo de la UFC debe saldar una vieja deuda en el octágono antes de ser catalogado como el mejor de todos los tiempos en la categoría.

La columna de Ernesto Contreras: La cruz de Dillashaw
Publicidad

Por Ernesto Contreras Delzo, @contrerasdelzo

Una vez que TJ Dillashaw noqueó por segunda vez consecutiva a su némesis Cody Garbrandt en el UFC 227, este no dudó en autoproclamarse como el mejor peso gallo de todos los tiempos.

A "Killashaw" solo le bastó un asalto para finalizar a "No Love", y con esto cerrar una de las rivalidades más personales en la historia de la compañía.

"Dije que iba a arruinar la carrera de Garbrandt y así fue. Estoy aquí para quedarme, soy el rey de las 135 libras y no lo veré nuevamente en el octágono", sentenció el campeón.

Desde que dejó el Team Alpha Male el años 2015, el californiano solo se ha preocupado de mejorar. Junto con su coach Duane Ludwig han estado viajando alrededor del mundo buscando el constante perfeccionamiento de sus habilidades.

“La crítica que se me hace por dejar el equipo nunca me pareció que tuviera sentido. Los peleadores cambian de campamento todo el tiempo y yo no estoy ajeno a eso, solo busco seguir agregando técnicas a mi juego”, explicó el monarca de las 135.

Es por esto que en cada aparición en el octágono, podemos ver una versión mejorada de Dillashaw. Si bien en la primera pelea entre ambos sufrió un golpe que casi lo manda a dormir, su segunda performance fue una cátedra de movilidad, defensa y golpeo. Al punto que su rival no fue capaz de sobrevivir el primer asalto.

Con la rivalidad con Garbrandt en el pasado, y una súper pelea con Demetrious Johnson descartada, la próxima tarea del campeón tiene un solo nombre: Dominick Cruz.

“Dominator”, considerado por muchos como el mejor peso gallo de la historia,  ganó dos veces el título de la categoría, tiene el récord de defensas y fue el último verdugo de Dillashaw.

En enero del 2016, y luego de dos años alejado del octágono por una lesión, Cruz retornó de las tinieblas para arrebatarle el título a TJ en una polémica decisión dividida que nunca conformó al actual campeón.

"Luego de perder ante Dominick, en una equivocada decisión dividida, tuve que pelear con los mejores de la división para tener una nueva oportunidad. Sin ese error de los jueces tendría una racha de 14 victorias consecutivas y habría defendido mi cinturón innumerables veces. Ahora él debe ponerse a trabajar para conseguir su chance”, advirtió al ser consultado por una revancha con Cruz.

Pero el ex campeón no tiene dudas que su próxima pelea debe ser por el título.
"Merezco la oportunidad por el campeonato. Vencí a Dillashaw, y soy el que más veces a defendido con éxito este título", aseguró.

"Es ridículo que diga que es el mejor de la historia. No puedes ser mejor que el tipo que ya te venció, y él lo sabe", agregó sobre la autoproclamación de TJ como el más grande de todos los tiempos.

Palabras más , palabras menos, el choque entre "Killashaw" y "Dominator" es inevitable y estará en juego mucho más que un cinturón.

Publicidad
Publicidad

Publicar en su sitio